Se veía venir

Captura de pantalla 2015-12-31 a las 06.48.49
Se veía venir desde antes de la promulgación de la ley Mordaza. No puede esperarse otra cosa de un Estado en el que la prensa necesita ayudas oficiales (o del sistema financiero) para subsistir y es cada vez más llamativa la manera en la que los grandes medios se alinean con el régimen actual, convirtiéndose poco menos que en sus aparatos de propaganda.
La represión en las redes sociales empezó hace meses. Es cuestión de tiempo que alcance a los periódicos y revistas en las que se expresa la disidencia con el régimen. La libertad de expresión está reservada para la gente del aparato del régimen que puede insultar de manera grave a sus adversarios políticos –por ejemplo, tachándoles de cómplices con el terrorismo de ETA que es una conducta seriamente perseguida y penada– y echan manos de los tribunales si en una red social de alcance limitado alguien les tacha del muy devaluado (a juicio de reiterada jurisprudencia) insulto “puta”, como ha sucedido en el caso caso “Ada Colau versus la Cifuentes”, para mí uno de los más sangrantes, por el escaso eco mediático que tuvo la sentencia absolutoria. Abusos que se repiten a diario en radios y televisiones afines al gobierno. Esa libertad de expresión no está a cambio amenazada, sino alentada dentro  de una política de desprestigio del adversario.

 

Granujas impunes

Mentirosos, no solo intentan reescribir la historia para sus cómplices y parroquia devota y entregada,  sino que ejercen de profesionales de la mentira, esa lacra nacional ya vieja. Millá Astray no era franquista, dicen… los documentos gráficos que se conservan de aquella época siniestra dicen lo contrario, las arengas estúpidas, mentirosas, cuarteleras que se publicaban en la prensa de aquellos días de 1936-1937, los de la represión feroz en la retaguardia, bundan en el mismo sentido: un golpista de probada mala intención, encubridor con su palabra de la represión  y de todos los crímenes que se cometían en la retaguardia: basta comparar sus discurosos con la cronología de los crímenes, en concreto los cometidos en Navarra al tiempo de su paso por ella en agosto de 1936, al que corresponden las dos fotografías de arriba, la del perro y la de “Leed CNT” (en el travesaño del banco).

Facturas

Captura de pantalla 2015-12-20 a las 22.35.23

Toma cambio tranquilo, toma no escuchar a quienes habían apoyado un verdadero cambio social y político, toma melonadas y claudicaciones, toma, sobre todo, arrogancia. Lamento infinito que la derecha haya sacado dos diputados, pero  en la misma medida me alegro de que ni Martínez ni el oputarra Innenarity hayan sacado escaño para darse la gran vida en Madrid. No es una cuestión ideológica, no, es una cuestión de profunda antipatía personal que no me importa en absoluto confesar. Me parecen dos personajes repulsivos, cada cual en su estilo. Arengas en el vacío y prédicas parroquiales ha sido lo suyo, y jotas y aires de procesión religiosa. Las cosas como las siento, como las vivo, más a mi aire que nunca, liberado, ya soy viejo, ya no tengo nada que perder ni que ganar… y algo que ya sabía y que sí me importa,  y mucho, gane quien gane mi situación personal no va  a mejorar ni un ápice, en ese terreno la suerte está más que echada, y perdida, algo que a esa pareja de bandarras les importa un comino, y como la mía la de miles de ciudadanos. Lamento infinito haber arrimado durante más de diez años agua a  ese molino.  ¿Y los míos, a mi gente me refiero, la más cercana? Claro que me preocupan los míos, pero esta es otra historia.

Ganó la delincuencia organizada

Se acabó lo que se daba. No se acabó el bipartidismo, sino que ganó la delincuencia organizada, los granujas, los maleantes de alma, capitaneados por un tonto malvado.  Nada menos que siete millones de granujas, porque tan maleantes y corruptos son quienes han urdido la trama inacabable de la corrupción, los recortes sociales, la ley Mordaza, como todos y cada uno de los que les votan porque les permiten seguir en el poder  y porque, cómplices, votan eso: corrupción, mentiras, trampas, abusos policiales y judiciales, leyes retocidas en benficio de una clase social, militarización de la vida española, sumisión internacional, clericalización grotesca, pérdida de soberanía, negocios bancarios en detrimento de las economías más débiles, saqueo de las pensiones… ¿Sigo? Para qué. No son mis conciudadanos, sino mis enemigos en lo personal, pueden hacerme daño, a mí y a los míos.

La cuadrilla basura

Se acabó, demasiado es demasiado, con olla de por medio o sin ella, con matones de bavierrra o sin ellos: el Muñeco Ayanz, el Sacamantecas, el Cirri, Jaime, el vinoso conde Mosca, Lean, bobo hasta las pelotas, y el Wilde del pueblón que no falte, Javierito y su boina coronada de marqués de San Nicolás de Baris, carrerón en Diputación de la Grandeza, oye, eso dice Carmona,  marqués de Cuarterón, matonazo de cuartel, la puerca de La Chufona, con identidad sexual dubitativa a la cuarta copa, tocando el guitarrillo en los burdeles, disfrazada de Carmen Miranda, el mala polla de Carlitos Labora,  mooook, mooook,  Pepito Andada de la Maltosa, difunto, el Hormigo, vivo, pero apestando, Nacho Lerdo de Tajada, a ver si te mueres ya, cabrón, Carmona, lo mismo… oye, doncelillo, Maligna será tu puta madre, etcétera, pon otra ronda en el vallado… vaya por delante el elenco de este guiñol burlesco que voy a poner ya en escena. Madrid-Sevilla-Bilbao, Gran Peña, Embassy, Jurucha, Espejo, escenarios, escritura automática, un tiro de pistola de vino entre ceja y ceja, mooook…  A cada fallecimiento, un brindis: ¡Murió un perro!

*** Ah, y un aviso, mentiste Iñaki Uriarte, mentiste, y puedo demostrarlo.

Una más, una de tantas

Captura de pantalla 2015-12-20 a las 08.54.10

Y me acuerdo de cuando el cretino de Lerdo de Tajada y el gorilón del Cuarterón, el bocazas del Rosetta (calle Miguel Ángel, Madrid, nido de fascistas), decían que la policía española no torturaba, la adoraban oiga, la adoraban. Se ponían de manos los caballeros españoles si decías algo acerca de los crímenes del franquismo o de la retaguardia de 1936, y enseguida venían las amenazas, los gritos. En su alma me kago hasta que me muera. Por cierto, Javier Reverte y Manu Leguineche, sabían de otro policía complicado en aquel caso que tenía un hermano, famoso, que trabajaba en el diario Pueblo.

Para partirse el culo de la risa

Captura de pantalla 2015-12-18 a las 08.34.29

O cuando la desfachatez no conoce límites. En los dos últimos años, organismos internacionales han denunciado la violencia policial en España… los casos han sido constantes y clamorosos, denunciados en balde, ahora esto y el eco que ha tenido, y que, al margen de la chocarrería, apunta a algo más grave: a la falta de credibilidad de las instituciones en España.

¡Una de morros…!

CABEZAS-DE-PUERCOHay que saber de qué pie cojean aquellos con los que hablas porque si se trata de hostias consagradas profanadas o asi puestas con cuquería en escena, estas pueden convertirse  rápidamente en hostias a secas, cuando menos verbales y el disgusto, la molestia o el encono no tardan en salir a escena en forma de una cazuela racial de morros con tomate, de morros a secas. Hay que saber en qué bando estás, si conmigo o contra mí, en mi trinchera o en otra, si no estás en ninguna, también eres mi enemigo, sospechoso, de ideología dudosa y como no acates mi libertad de expresión, eres un fascista.  Nos puede el koadrilleo y el Venid y vamos todos con flores a María aunque ejerzamos de  feroces comecuras.