La mala fe del mal perder.

Quienes escucharon ayer, de principio a fin, el discurso de Joseba Asirón en la toma de posesión de la alcaldía de Pamplona, saben que ni jaleo ni azuzó acosadores. Allí hubo bonhomía y sencillez, y la gente, con independencia de su apuesta política concreta, sintió que quien tenía la vara en la mano era “uno de los nuestros”, no el representante de una casta social que les tiene acogotados, y estaba alegre como hacía años que no lo estaba, en la calle, el otro espacio que le estaban y están arrebatando; y esperanzada. Sintió que algo estaba ya cambiando.
Pero no, quienes de inmediato comparecieron desde UPN para intentar estropear la fiesta son mentirosos y deshonestos, y su juego sucio empezó hace tiempo. No tienen ni idea de lo hartos que podemos estar de ellos y de sus políticas: ¿Insultos? Finuras. Insultos y acoso, y palos, y prohiciones arbitrarias, y mofas, los que una parte de la ciudadanía ha recibido durante 16 años. Van a hacer todo lo posible por estropear el ayuntamiento de izquierdas, todo, ya han empezado: intoxicando a la ciudadanía con la ayuda de su medio de comunicación, el Diario de Navarra.

Ver más

A 25 euros el berrido

Captura de pantalla 2015-06-13 a las 07.25.59A Joseba Santamaría, director de Diario de Noticias, le han ofrecido 25 euros por asistir a una manifestación tan ultra que se presenta como apolítica, contra el nuevo alcalde de  Pamplona, organizada por nadie, verdad, pero con el aplauso expreso del Partido Popular experto en la utilización callejera de matones de uniforme y de mamporreros. Algo tendrá que decir la delegada del gobierno,  pero no dice, se hace la democrática.  Hace ya días que la gente bián de la ciudad se pasa esa convocatoria por sus redes sociales con mensajes más repugnantes unos que otrosIncluso se pasan las medidas que tienen que tener los cartelitos a exhibir. No se resignan a haber perdido las elecciones y sobre todo a que en las instituciones entra, por fin, gente nueva. LLevan muchos años en su mangoneo democrático, en la construcción de una comunidad cerril en la que se ha silenciado a buena parte de la ciudadanía. De la intoxicación informativa al escrache, pasando por las mentiras indecentes utilizando plataformas mediáticas de alcance nacional y pago gubernamental. Son bellacos y lo saben. Ayer todavía utilizaban  a las victimas del terrorismo para azuzar la convocatoria de esa concentración pagada, con una esquela publicada por  el periódico que sostuvo y propició el golpe militar de 1936 y nunca lo ha condenado. 25 euros. No sabremos de dónde salen. La Delegada del Gobierno tal vez sí, si  utiliza a su policía para otra cosa que no sea reprimir la alegría ciudadana de hoy.