Encapuchados

1405933594979pasandnLeo en Público: “El Ministerio del Interior justifica que agentes de policía realicen interrogatorios a detenidos ocultando sus rostros con “bragas” o “verduguillos” si es necesario para salvaguardar su seguridad y el éxito de las investigaciones o de futuras detenciones…” Pero en realidad pienso que esa es una forma de decir, de advertir –algo más que una mera amenaza– que pueden hacer con nosotros lo que les venga en gana, que en este como en otros casos carecemos de verdadera protección legal porque las leyes relacionadas con la defensa de nuestros derechos son en la práctica papel papel mojado o lo mismo que als gantías constitucinales. El día que se haya un número signiticativo de condeas pro abusos policales s epdorá decir otra coa, pero hasta agora, no, y encapuchado será sinónimo de impunidad.

Desobediencia civil

La propone Julio Anguita, aunque ahora mismo yo al menos no sepa en qué se puede concretar esa desobediencia, una de las bases de una necesaria revuelta permanente cuyo objetivo no puede ser otro que un cambio social de supervivencia democrática y económica. “A día de hoy -agregó- se está intentando amodorrar a la sociedad, por lo que el discurso político debe hacer pensar a la gente. La esperanza es necesaria para luchar”. Bien sí, pero queda la tarea de hacerse con la calle y con las instituciones. Una marcha atrás parece imposible.