Vamos a contar mentiras…

“La Delegación del Gobierno asegura que a un policía le han arrancado el casco a patadas y ha perdido el conocimiento”… algo habrá hecho, ah, perdón, que estaba con otra cosa… con seguridad eso es mentira, una de tantas, una forma de calentar las páginas de opinión de la caverna. Vamos a contar mentiras. Eterna canción. Se oye mucho. Es la música de fondo del casino este, el de las timbas non stop, carta y ruletas amañadas. Apalear, multar, maltratar, mentir… y contar con el silencio de los borregos, de los lobos disfrazados de borregos, demasiado cobardes para salir ellos mismos a dentelladas. La clase social que recibe el amparo de los matones de uniforme es más amplia de lo que parece.