Un festín mortal

El aire de la ciénaga resulta irrespirable, cierto, pero en ella estamos, nos guste o no, sometidos a un régimen severo de basura, engaños, abusos de autoridad, escándalos que se hacen públicos ante nuestras narices y que quedan impunes… Un día una cosa y otro, otra, no; en el mismo día puede haber varias comidas, porque esto es un festín de mugre de nunca acabar, una condena a morir atiborrados de basura indigerible que es lo único que de manera generosa da el gobierno a cambio nuestras contribuciones.

Anuncios

Jueces para la Democracia y la tosca Cifuentes

“Os dejo unas declaraciones que he realizado, como portavoz de Jueces para la Democracia, ante las descalificaciones de la Delegada del Gobierno en Madrid hacia los afectados por las hipotecas. Cristina Cifuentes les difama gratuitamente vinculándoles a ETA o cualquier cosa que se le pudiera haber ocurrido, con tal de desviar la atención de la grave situación que sufren las personas que no pueden pagar sus hipotecas. Más valdría que el Gobierno impulsara medidas de protección de los afectados en lugar de proteger los intereses de los bancos. Cuando no hay argumentos para cuestionar las causas justas se suele desprestigiar maliciosamente a quienes las defienden.” http://www.telecinco.es/informativos/nacional/Jueces-Democracia-Cifuentes-deshauciados-ETA_0_1578675142.html
Me gustaría mucho que las declaraciones de Bosch sean un sólido indicio de que también en la magistratura hay algo que se mueve por el cambio social y de que la ciudadanía no está del todo desamparada. La situación es demasiado grave como para permanecer al margen. Y es que te involucras hasta dándole la espalda.

Cultura… ¿republicana?

Hoy toca ir a hablar de “Cultura y República”, algo de lo que no sé nada porque no puedo saber nada. No he conocido ese régimen más que en el papel. Solo puedo especular.
La cultura republicana de hace ochenta años no creo que sirva más que como referencia ideal o de manera libresca. Yo no la viví, solo sé que la sociedad española que tuvo aquel régimen no es la misma ni por asomo.
Aunque… «Los Ministros del Real Despacho, en aquellos amenes isabelinos, eran siete fantoches de cortas luces, como por tradición suelen serlo los Consejeros de la Corona de España», Viva mi Dueño, Ruedo Ibérico.
En amenes estamos, que es algo que tiene de defunción como de salida y de respiro. Solo que no veo yo ahora a un Valle-Inclán, aunque he visto muchos Barojas, más ahora en que cunde el ni con unos ni con otros, que es la postura elegante, la del diálogo por encima de todo, a sabiendas que no lo hay, y se apuesta por esa Tercera España que no mancha porque de entrada a nada compromete, pero que permite aspirar a beneficiarse del resultado.
No veo desde luego a un Sender ni a un Max Aub en el panorama, aunque sí pueda ver gente que  desde la cultura de otros gobiernos del PP no le haya hecho ascos a la falange del verso y de la pistola, y a los marcianos si de recibir algo a cambio se tratara: el estado como Momio. Es una cultura y con esa cultura se debería acabar, aunque sea difícil.
No sé lo que podemos tener ni lo que podríamos tener con un cambio de régimen que estimo necesario, sé lo que tenemos y eso no me gusta nada, me subleva, y me parece motivo suficiente para el cambio de régimen: una cultura de apoyos oficiales que se mueve por el amiguismo y el clientelismo, de manera que la disensión queda excluida, salvo que se convierta en bufonada y en circo; un panorama cultural dominado por los grandes grupos de comunicación de masas que arrollan cualquier otra opción; una cultura de consumo inmediato hecha  de “mapas”, literarios, artísticos, cinematográficos (y no excluyo los académicos) , en la que solo entra lo “comercial”, lo idóneo, lo que no resulte conflictivo ni de lejos, lo que genera público a priori, una degradación de la enseñanza pública y un convertir la educación en un negocio al alcance de una casta…
¿Se puede cambiar esto? Si no se intenta, no lo vamos a saber nunca y si, a cambio, no ofrecemos algo que sea atractivo, no merece la pena. Hoy es necesario el testimonio, el alegato, pero mañana no todo puede consistir en eso: fantasía necesaria frente a antipático adoctrinamiento. Un cambio de régimen supone enfrentarse a nuestras contradicciones y carencias más profundas. Es un reto y este supone un riesgo: y yo no sé si escribir sin riesgo merece la pena, aunque te la pegues bien pegada.

 

Paisaje antes de la batalla

december_08Oportunistas como Zarzalejos que no es quieran salvar a la monarquía, sino salvarse a sí mismos y no perder comba, ser alguien al precio que sea, porque su discurso está agotado, saben que tienen fecha de caducidad. Tibios monárquicos  hasta ayer mismo que ven que un cambio de régimen puede beneficar su situación y que la República puede traer momios. Beneficiados perpetuos del régimen, socialista, aznarista, que se erigen en predicadores oficiales después de los malos tiempos después de haberse carcajeado de los apocalípticos y los catastrofistas, mientras disfrutaban de cargos oficiales y de un sistema mediático que beneficia siempre a los idoneos y silencia a los aguafiestas, y lo saben, son plenamente conscientes de cómo hacen funcionar su maquineta. Gente de orden porque a su sombra han engordado durante años y temen perder el momio si las cosas cambian. Escritores de cámara y perros de prensa a sueldo del mejor postor, siempre el mismo, el más fuerte, y que cambian no de rumbo, sino de chaqueta según quién pague, según qué beneficio se le pueda sacar a su aplauso… esta es parte de la tropa que pulula por el paisaje, antes de la batalla, mientras tú juzgas prudente escurrirte por el fondo del cuadro, como un mendigo de Brueghel, para no ser de la cuadrilla y aun así no callas porque tal vez lo tuyo sea lo de las uvas verdes o la falta de destreza o de oportunidades.

Rosana Ubanell y Pamplona

Leo a la Oliveira, periodista de Diario de Noticias a la caza de titulares de impacto, provista de un fino olfato para los aires del tiempo: “Rosana Ubanell periodista también y escritora: “He pensado en crear un detective pamplonés para poner a la ciudad en el mapa literario”. ¿Prepotencia o estupidez? Las dos cosas. El mundo visto desde Miami es muy distinto a como se ve y se vive desde la cuadrícula de las calles de Pamplona y desde ellas se escribe: hay unos cuantos escritores que ya han puesto a Pamplona en el mapa literario… A propósito… ¿Quiere decir eso que Pamplona no está en el mapa literario? ¿De qué mapa literario habla la Ubanell? Va a tener razón. Hay un mapa literario que ella conoce bien y lo que en él no está, no existe, y esa ciudad de todos los demonios en ese no está. ¿Quién dibuja ese mapa? Los escritores no, desde luego. Lo dibujan los directores comerciales de las editoriales, auténticos afinadores del gusto, los columnistas vendidos a los agentes de promoción por un rato de buen rollito, por estar donde hay que estar, los profesores que dicen este sí y este no, los agentes culturales que crean un ambiente cultural sostenido por listas negras de excluidos a priori. Esa novela policiaca que pone en el mapa literario a una ciudad, a un país, es una añagaza para ocultar la podre que en ella o en él bulle, un ejercicio acrítico de complacencia y un cebo turístico, muy legítimos todos, si de hacer caja se trata. Me resisto a creer que una ciudad entre en «el mapa literario» gracias a un detective construido sobre patrones previsibles y solo así. ¿Qué es el mapa literario? ¿Qué le pedimos a la literatura?

Quién acosa a quién.

1365236639674desahucio detdn“Conviene preguntar si alguien ha visto algún día agentes colocando escaleras en el balcón de un alto cargo corrupto o forzando una puerta para detener a dirigentes de entidades financieras o corporaciones inmobiliarias, para poner a la sociedad a salvo de sus acciones fraudulentas, estafas millonarias o desvíos de capital”… Imprescindible, Mariè de Delás en Público: La más flagrante violación de la intimidad familiar. No está todo dicho ni mucho menos.

La trampa que no cesa

Leo sin sorpresa alguna, a propósito de la Dieta Navarra: “UPN alecciona a sus cargos para que digan que las dietas eran erróneas pero no un delito” Saben que es mentira, saben que de manera documental se prueba que las dietas, la Dieta Navarra, era producto de una ingeniería jurídica y societaria tirando a zafia, cuyo objetivo era el enriquecimiento indecoroso y el fraude de ley. Saben que su sistema, además de la mentira permanente, no es otro que convertir lo ilegal en ley y esta en costumbre, con el aplauso de una parte de la ciudadanía a la que por lo visto no le importa ser burlada por sistema.

Burlas policiales

Leo en Público: “Los policías se mofan de que su director les pida no delinquir. Ignacio Cosidó elabora un código ético de Perogrullo en el que se pide a los agentes que sean sensibles, elegantes e independientes de los partidos políticos. Contempla además que se nieguen a obedecer órdenes “ilegales”.
Los policías no sé, pero los que nos tronchamos de la risa, pero en casa, a buen recaudo todavía, somos nosotros. Pueden hacer y hacen lo que les da la gana y lo saben, y los jueces que mal atienden las reclamaciones de los ciudadanos abusados, también.

La “Inmensísima”

Es una adjetivación superlativa que se ha sacado de la manga la Cifuentes para referirse a la gente de bien que no apoya los escraches y que, a cambio, apoya todo el sistema que permite el actual sistema de desahucios que el lobby bancario impone al gobierno, y que de paso lo hace, entre aplausos, con los abusos policiales y judiciales y con los flagrantes enriquecimientos abusivos de los gobernantes y con tener una Sanidad degradada… Inmensísima, eso es lo malo, que así la cuentan, a vista de pájaro, plaza de Oriente a rebosar rediviva, y en ella se apoyan.

Pascaliana del micrófono abierto: Mújica versus Kirchner

pieter-brueghel-carnival-scene-two-fools-art-poster-print

El presidente de Uruguay, José Mújica, la argentina Cristina Kirchner, su difunto marido, o lo que es lo mismo, el tuerto y la vieja dura de pelar… y el deslenguado… y el micrófono abierto. Poca cosa. Nada. Tormentas en vasos de agua. Malas comedias. Rasgados de vestiduras rituales. Patriotismos de taberna, zafiedades, soberbias… Por fortuna viene Pascal en nuestra ayuda (Pensamiento 131): “Doy por seguro que si todos los hombres supieran lo que dicen unos de otros no habría ni cuatro amigos en el mundo. Ello resulta evidente por las disputas que causan las indiscrecciones.”… Pero hay que seguir leyendo, el 132, por ejemplo, a propósito de los Epigramas, de Marcial: “El hombre gusta de la malignidad, pero no contra los tuertos o los infortunados, sino contra los dichosos soberbios. Nos engañamos de otro modo”… Comediantes descuidados que seguís milicia tal, decidme que buena guía podéis de un loco sacar…